Certificado de 2ª Ocupación

 

La licencia de segunda ocupación es un documento de carácter administrativo que tiene por objeto demostrar el cumplimiento mínimo de determinados elementos necesarios para que un espacio pueda ser habitado a efectos de salubridad, solidez o higiene, por ejemplo.

También denominada cédula de habitabilidad por algunos ayuntamientos, se rige por una regulación autonómica y cuenta con una caducidad de quince años. Resulta necesaria tanto en edificios recién construidos como en segundas ocupaciones de viviendas ya existentes. Te será exigida para realizar algunos trámites absolutamente necesarios como dar de alta el agua corriente o el suministro eléctrico en tu vivienda.

Diferencia con las cédulas de habitabilidad

La diferencia principal entre las cédulas de habitabilidad y la licencia de segunda ocupación se encuentra en que la primera debe tramitarse siempre cuando la vivienda sea nueva, mientras que la licencia de segunda ocupación ha de solicitarse respecto de bienes inmuebles de una determinada antigüedad o que hayan sido ocupados de una forma diferente a como lo estaban siendo originariamente.

Con todo, las características de ambos documentos resultan bastante similares por regla general. Además, algunos ayuntamientos confunden ambos términos, pues se aplica uno u otro de forma indistinta a las dos realidades diferentes contempladas, lo cual puede inducir a errores en algunos momentos; errores, con todo, leves, por cuanto en realidad los requisitos resultan casi idénticos.

En la licencia de segunda ocupación deben constatarse, al menos, la superficie útil que existe en la vivienda, el equipamiento con el que cuenta a efectos de residuos, cocina, agua corriente y otros y, en general, cuantos requisitos se consideren necesarios para constatar la habitabilidad de una vivienda.

Así las cosas, parece claro que estos requisitos necesarios serán los mínimos y muy sencillos de cumplir en cualquier tipo de vivienda digna de tal nombre. En otras palabras, en la mayoría de los casos la licencia de segunda ocupación (y, en su caso, la cédula de habitabilidad) no es sino un trámite sin mayor importancia…, pero, eso sí, un trámite por el que tendrás que pasar obligatoriamente antes de realizar cualquier acción en tu vivienda.

 

Requisitos recogidos en la cédula de habitabilidad o en la licencia de segunda ocupación

Básicamente en estos casos podemos hablar de siete tipos de requisitos fundamentales que debe poseer tu licencia de segunda ocupación, aunque el contenido concreto puede ser diferente dependiendo de los ayuntamientos y las comunidades autónomas, e incluso su número puede variar.

El primero y fundamental estriba en que la vivienda ya preexistente disponga de una escritura en la que conste precisamente como vivienda y no con cualquier otra nominación inmobiliaria; en otras palabras, que no sea un garaje, una construcción rural o similar.

Al margen de esto, la licencia de segunda ocupación recoge aspectos de composición de la vivienda: debe contar al menos con una sala, un espacio con cámara de tipo higiénico, es decir, un baño, y un equipo de cocina. También se encuentran estipulados el acceso o el tipo de construcción (sólida, estanca a las lluvias, que no se inunde, que tenga un suelo adecuado, etcétera).

En cuanto a la superficie útil interior, debe ser superior a 20 metros cuadrados, salvo en los casos de viviendas construidas antes del 1 de febrero de 1984; en estas se admitirán, con carácter excepcional, viviendas de entre 10 y 20 metros cuadrados. También se tendrá en cuenta la distribución del espacio y del equipo, como las instalaciones de agua fría y caliente o el sistema de evacuación de líquidos residuales.

 

Consultenos cualquier cosa en relación a los Certificados de Eficiencia Energética.

Enviar mensaje

Consultenos cualquier cosa en relación a los Certificados de 2ª Ocupación.

Enviar mensaje

Vilanova Inmobiliaria utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para mas información lea nuestra Política de Cookies. ×